viernes, noviembre 2

Libertad para Ailen y Marina Jara

Quedaron libres las hermanas Jara, tras pasar más de dos años en prisión.   -   9 de abril de 2013  -

El Tribunal en lo Criminal 2 de Mercedes condenó a dos años y un mes a las hermanas Marina y Ailén Jara como "coautoras de lesiones graves" contra Juan Antonio Leguizamón, de 35 años, pero quedaron en libertad porque las jóvenes estuvieron detenidas por ese mismo lapso hasta llegar a juicio.
 “Estamos contentos por la libertad de las chicas, pero eso no quiere decir que hayamos quedado conformes con la sentencia, por eso vamos a apelar hasta la última instancia”, adelantó uno de los abogados de las hermanas, Eduardo Suárez.
Para el letrado, “el tribunal se lavó las manos” con su sentencia porque descartó “todo tipo de hostigamiento por cuestiones de género”.
“Durante el debate se constató que Leguizamón hostigaba permanentemente a las chicas. Esto, unido a las mendacidades policiales que fueron acreditadas en el juicio, nos da la pauta de que lo que se produjo fue un ataque por parte de este hombre y que las chicas se defendieron”, explicó.

En la madrugada del 19 de febrero de 2011, Leguizamón se presentó en la Comisaría 5ta. de Paso del Rey y acusó a Ailén, de 21 años, y a Marina Jara, de 20, de haberlo atacado con un cuchillo. Las hermanas concurrieron inmediatamente a la misma comisaría donde relataron que el hombre las acosaba y que quiso abusar de ellas amenazándolas con un arma de fuego, por lo que se defendieron.
“Ellas se presentaron voluntariamente ante la policía, entregaron el cuchillo y precisaron que con esa arma se defendieron. Eso ameritaba que se investigara un delito excarcelable que es el delito de lesiones. Eso es lo que tuvo que haber sucedido y no dejarlas presas dos años sufriendo lo que han sufrido y encima llegar al juicio acusadas por tentativa de homicidio”, cuestionó Suárez.
El abogado aseguró que estas irregularidades son “muy comunes en la provincia de Buenos Aires, porque esto es el Lejano Oeste” y aseguró que “los fiscales acusan aunque sepan que están acusando a alguien que no tiene responsabilidad” y dejan “toda la instrucción en manos de la policía”.
“Este hecho se da en un barrio pobre de Moreno, un barrio humilde, donde las cosas no se discuten con carta documento. El caso de las hermanas Jata fue una situación de acoso, de violencia de género, y el que las hostiga es el matón del barrio, que tiene amenazado a los vecinos. Es un tipo que vende armas, droga”, dijo Suárez.
Para el letrado, “si esto hubiese ocurrido en Las Cañitas, las chicas no llegan detenidas a juicio. Tenemos al padre (Julio) Grassi condenado como a 20 años por delitos gravísimos y desde el primer día está libre, y estas dos pibas por un hecho que tiene una pena mínima excarcelable llegan a juicio con dos años de prisión”.
Las hermanas Jara estuvieron detenidas en el penal de Los Hornos, donde cumplieron prisión preventiva acusadas por tentativa de homicidio. Antes habían estado recluidas en Mercedes, donde fueron brutalmente golpeadas y alojadas en “buzones”. A partir de ese momento, Ailén presentó un agravamiento de una dolencia ginecológica, mientras que Marina intentó suicidarse







No hay comentarios:

Publicar un comentario