jueves, mayo 5

ANNA Y LAS OTRAS

QUIEN NUNCA HAYA SENTIDO esa necesidad urgente, casi fisiológica, de venganza, es porque probablemente nunca le haya pasado nada muy, muy fuerte. El honor es una cosa de hombre-hombre, las y los que no lo somos, tenemos simplemente nuestra dignidad. No será la obligación/deber impulsada por algún código cultural/religioso/patriarcal que nos haga responder violentamente a la ofensa, sino la sed de la venganza, una venganza pura y natural que nace directamente en las venas, sin pasar por los moldes de éticas o ideas.

Este folleto se trata de la prostitución forzada, de ese enorme negocio que se extiende por todo el planeta.

No se describe nada extraordinario. Se trata de la regla y no de una excepción. La regla, el canon del moderno matadero capitalista que se representa siempre del mismo modo: la fábrica, el prostíbulo, la cárcel, el campamento militar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario